El sueño y sus etapas.

El sueño y sus etapas.

¡No todos nuestros sueños son iguales!… literalmente. A lo largo de la noche, nuestro sueño atraviesa diversas fases, cada una con características particulares. Por lo tanto, conocer la estructura básica del sueño es indispensable para entender esta enigmática actividad que ocupa un tercio de nuestras vidas.

Es así como, el sueño atraviesa dos grandes fases: la NO-REM y la REM. A continuación, explico las principales características de cada una de estas fases.

Fase NO-REM

Esta es una fase en la que se presenta un sueño tranquilo o lento. Abarca el 75% del total de nuestro sueño y suele presentarse en mayor cantidad durante la primera parte de la noche.

El sueño NO-REM se divide a su vez en 4 etapas, las cuales son:

** Etapa I: Durante esta etapa se presenta el sueño de transición o adormecimiento que suele durar unos pocos minutos. En otras palabras, es el sueño que se presenta mientras uno pone la cabeza en la almohada y se queda dormido. Por lo tanto, si a usted lo despertaran en esta etapa, seguramente diría que ya estaba por conciliar el sueño.

** Etapa II: Esta es una etapa en la que presentamos sueño ligero. Aunque durante esta etapa se duerme plácidamente, es un sueño sumamente susceptible al ambiente. En consecuencia, cualquier ruido o movimiento lo despertará.

** Etapa III y IV: Actualmente, los científicos creen que estas dos etapas son una sola entidad, por lo que por ahora las vamos agrupar. Durante estas etapas se presenta el sueño profundo, y me atrevería a decir, el más importante. Esto debido a que es el sueño más reparador de todos y el que siempre se debería buscar para poder descansar adecuadamente. En esta etapa, el cuerpo entra en un estado de hibernación en que la actividad fisiológica (ej. temperatura, respiración, ritmo cardiáco) disminuye considerablemente

Fase REM

Esta fase se da en una sola etapa y se caracteriza por la presencia de ensoñaciones (comúnmente conocidas como sueños). Corresponde al 25% de nuestro sueño total y su presencia aumenta a medida que la noche avanza. Además de las ensoñaciones, el sueño REM se distingue por movimientos oculares rápidos (fenómeno que le da el nombre a esta etapa por sus siglas en inglés Rapid Eye Movement) y una parálisis parcial del cuerpo, la cual evita que actuemos nuestros sueños cada noche… ¿se imaginan cómo sería eso?

———

Atravesar las dos fases  (NO-REM y REM) constituye un ciclo de sueño. Cada ciclo tiene una duración promedio de 60 minutos en niños y 90 minutos en adultos. Por lo tanto, un adulto promedio presenta al rededor de 6 ciclos de sueño en una noche, los niños presentan muchos más. Así pues, si lo piensan, ¡presentamos 6 sueños a lo largo de una noche!, a pesar de que sólo nos acordemos de uno o ninguno… sorprendente ¿no?

Espero que esta información les de un poco de luz sobre cómo se estructura el sueño.

Sin más que decir por el momento,  no me queda más remedio que enviarlos a dormir lo suficiente para que puedan tener un sueño reparador con ciclos de sueño completos.

¡Dulces Sueños!

Referencias

  • Jové, R. (2018). Dormir sin lágrimas (26ª Ed.). Madrid, España.: La esfera de los libros.
  • Pedemonte, M. & Velluti, R.A. (2017).  Fisiología general del sueño. En Viguera (Eds.), Sueño: Fisiología y Medicina (pp. 25 – 58). Murcia, España.: Viguera.
  • Esteban, S., Gamundí, A., Nicolau,M.C., Rial, R.V., De la Calzada, M.D. & Giménez, S. (2017). Filogénesis y ontogénesis del sueño y la vigilia. En Viguera (Eds.), Sueño: Fisiología y Medicina (pp. 104 – 136). Murcia, España.: Viguera.

No hay comentarios

Publicar un comentario